Miriam Gálvez operada de obesidad por el Dr. Carlos Ballesta López

Miriam Gálvez, operada por el Dr. Carlos Ballesta López de Obesidad Mórbida

Supongo que decidí operarme con el Dr. Carlos Ballesta López por qué veía que las dietas, el gimnasio, no me servía para nada… También ves que la sociedad no te mira con los mismo ojos. Eres criticada, insultada y despreciada en según que trabajo! También notas que tu salud se resiente, te cansas con facilidad, tienes más riesgos de padecer enfermedades que el resto etc. Tu autoestima está por los suelos, no te sientes bien, entre otras muchísimas más cosas, que aquellas personas que han estado o están en mi lugar sabrán!

Un día llegué a mi casa pensando en que esto no podía seguir así, que tenía 20 años que pesaba 150 kg, que aunque quisiera aparentar estar bien, no podía. Ves a tus amigos y tú familia que también lo están pasando mal por tu situación, e incluso (en mi caso) se privaban de cosas por mi! Ese fue el día en el que reconocí que tenía un problema que me estaba dando a mi misma una mala calidad de vida.

Ese mismo día llame al Centro Laparoscópico Dr. Ballesta, en la Clínica Teknon de Barcelona y me puse en contacto con el despacho del Dr. Carlos Ballesta López para informarme de los pros y contras de esta operación. Me dieron visita y conocí al Dr. Carlos Ballesta López, y al escuchar que con lo que pesaba me estaba quitando 40 años de vida, en ese momento mire a mis padres y ellos me miraron a mi y ellos me dijeron.. ” Hija hasta al final con esto” y así fue. El 21 de Octubre del 2010 fui intervenida.

La verdad es que estaba muy tranquila, porque el Dr. Carlos Ballesta López me transmitió una tranquilidad infinita, sabía que en sus manos iba a estar muy bien y no me equivoqué. Aunque todos sabemos que todas las operaciones corren sus riesgos. Pero tenía la certeza que con él todo iba a salir bien.

Mi operación duró una hora y media aproximadamente.

Cuando abrí los ojos pensé: Dios ya está, estaba eufórica con ganas de ver a mis padres.

No sentía dolor ni malestar, solo una pequeña molestia que con los calmantes ni la notaba. Me sentía bien! Estuve tres días ingresada, en los cuales no pasé por ningún tipo de dolor.

Luego llegué a casa y no todo es color de rosas, porque estás un mes sin comer sólidos y como no pasas hambre ni si quiera piensas en ello. Pasó el mes y ya podía empezar a comer, purés, cosas chafadas y todo muy poco a poco, es duro habituar a tu estómago de nuevo, tienes molestias pero todo se pasa! Al principio pensaba, Dios en donde me he metido, pero hoy por hoy de lo único que me arrepiento es de no haberme operado antes!

Ahora físicamente hablando soy otra. Me siento bien, voy al gimnasio no me canso como antes, puedo comer de todo, pero como es normal poquita cantidad! En un año he perdido 70 kg!

Psicológicamente, te sientes bien, ¡te pones ropa que antes jamás te la hubieras puesto! Y esa gentuza que te hacía el corrillo o que te miraban y se reían de ti, ahora esa gente agacha la cabeza cuando te ven. Por que el físico no lo es todo, por que eso con el tiempo cambia, y yo misma soy el ejemplo, pero te puedo asegurar que yo sigo siendo la misma… ¡Qué quién no te quiso antes, que no te quiera ahora!

Desde aquí animo a todas las personas que estén pasando por los mismo que yo, que se operen que es la mejor solución. Y que si lo hacéis que lo hagáis con el Dr. Carlos Ballesta López, para mí sin duda el mejor.

Si necesitáis ayuda pedidla, porque la gente que te quiere, también sufre. Así que con ayuda de vuestra familia todo se puede.
Ánimo a todas esas personas que están ahora mismo en la situación que yo estuve.

¡Y SI YO HE PODIDO TÚ TAMBIÉN!

Míriam Gálvez Ortiz