Diabetes tipo II

También denominada Diabetes no insulinodependiente o Diabetes insulino resistente,  es una enfermedad crónica que se caracteriza por el aumento patológico de azúcar en la sangre (glucemia).  Algunos lo denominan Diabetes del adulto.  Las células del cuerpo presentan unos receptores para la insulina que se produce en el páncreas, y son estos receptores los que tienen un mal funcionamiento, y no detectan a la insulina, o, hay déficit de insulina  por el mal funcionamiento del páncreas. La insulina  es responsable de que la glucosa en sangre pueda ingresar a las diferentes células del cuerpo y ser utilizada como energía, cuando falla el sistema hay  un nivel elevado de glucosa en la sangre (hiperglicemia). La falta de actividad física, la mala dieta y la obesidad son factores entre otros que predisponen a padecer diabetes. Por ello cuando se trata la obesidad se cura la diabetes.

Al inicio de la enfermedad los pacientes no presentan síntomas. Cuando lo hacen, la enfermedad ya tiene unos años instalados. Algunos síntomas son: fatiga, hambre, sed, aumento de la micción, heridas con mala cicatrización, etc.