Hernia crural

Diagnóstico de la Hernia Crural

La Hernia Crural es igual que la inguinal (ver Hernia Inguinal), solo que, en este caso, el saco herniario protuye por el orificio crural en lugar de por el inguinal. El orificio crural está situado por debajo del inguinal y junto a los grandes vasos (arteria y vena) femorales. Este tipo de hernia es mucho más frecuente en las mujeres dado que tienen la pelvis muy ancha. Suelen ser hernias mucho más pequeñas que las inguinales y, por esto, se estrangulan con más facilidad (es más difícil que la hernia vuelva a entrar dentro de la cavidad abdominal una vez que ha salido con un golpe de tos).

Tratamiento de la Hernia Crural

El tratamiento de la Hernia Crural es quirúrgico. Al igual que la Hernia Inguinal existen distintas técnicas quirúrgicas. La más utilizada es la colocación de una malla (tela sintética) que tapone el orificio crural por donde sale la hernia. Al ser un orificio muy pequeño, puede realizarse la intervención practicando una mínima incisión de 2 a 3 cm de longitud utilizando anestesia local (no hace falta dormir completamente al paciente). Se puede realizar la operación en régimen ambulatorio de modo que no es necesario ingreso hospitalario y el paciente se va a su domicilio unas horas después de operarse.