Coledocolitiasis

Diagnóstico de la Coledocolitiasis

La bilis es una sustancia líquida producida por el hígado cuya principal función es permitir la digestión y absorción de los alimentos. La vesícula biliar almacena la bilis producida en el hígado. La ingesta de alimentos provoca un reflejo de contracción de la vesícula de modo que se expulsa su contenido hacia el colédoco (conducto principal de la bilis) que desemboca en el duodeno. En su extremo final (papila Vater) existe un esfínter que se relaja en el momento de la digestión para permitir el paso de bilis.

La bilis está compuesta por sales biliares, colesterol y fosfolípidos en una proporción concreta. Cuando esta proporción se altera se forman pequeños cristales que al crecer producirán las litiasis biliares o "piedras de vesícula" Colelitiasis. Generalmente, estas litiasis se forman en la vesícula. Cuando la vesícula se contrae las expulsa al colédoco llamándose entonces coledocolitiasis. Las coledocolitiasis también pueden formarse directamente en el propio colédoco, de ahí que a veces se den en pacientes a los que se les ha extirpado la vesícula. Pueden provocar una obstrucción del colédoco de forma que la bilis se acumula en el hígado pasando a la sangre en forma de bilirrubina. El aumento de bilirrubina en sangre provoca un característico color amarillo en la piel llamado ictericia. Cuando la ictericia es importante aparece el prurito (picores en la piel). Los síntomas característicos de la coledocolitiasis son: el dolor y la ictericia. El dolor causado por las coledocolitiasis es un dolor intenso, tipo cólico, de inicio brusco
y situado en el epigastrio (la boca del estómago) con irradiación hacia la espalda.

Las complicaciones de la coledocolitiasis son:

  • Cólico coledociano: es el dolor intenso que aparece por la impactación de litiasis en el colédoco.
  • Colangitis: es la infección de la bilis retenida en el colédoco. Cuando sucede una colangitis además de dolor e ictericia aparece fiebre superior a 38ºC. Es una de las infecciones más graves del organismo y puede provocar un cuadro de shock.
  • Pancreatitis aguda: es la inflamación del páncreas causada por la obstrucción de la papila de Váter.

Tratamiento de la Coledocolitiasis

Existen dos tratamientos para la coledocolitiasis:

  1. CPRE (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica): consiste en introducir un endoscopio por la boca hasta llegar a la desembocadura del colédoco. Una vez allí se practica un corte en la papila de Vater (papilotomía) para ampliar el orificio de salida y extraer por allí las litiasis. Es una prueba que no precisa cirugía, pero que es agresiva y no exenta de complicaciones. Su principal indicación es en aquellos pacientes a los que se les ha extirpado la vesícula biliar y que presentan coledocolitiasis posteriormente.
  2. Cirugía: es el tratamiento más adecuado y puede realizarse por laparoscopia. Consiste en extirpar la vesícula y abrir el colédoco para extraer las piedras enclavadas en éste. Posteriormente se deja un drenaje de seguridad en el colédoco que se retira ambulatoriamente (el paciente puede hacer una vida normal) a partir de los 10 días de la intervención.