banner-cirugia-obesidad

ENFERMEDAD DIVERTICULAR DE COLON

Diagnóstico de la Enfermedad Diverticular de Colon

Los Divertículos del Colon son pequeñas protusiones de las capas más profundas del colon a través de pequeños orificios de la serosa (capa envolvente más superficial del colon). Con el tiempo, estas pequeñas protusiones llegan a producir unos verdaderos «sacos» adheridos a la pared del colon que suelen tener entre 0.5 y 2 cm de diámetro.

La prevalencia de diverticulosis es similar en hombres y mujeres y aumenta con la edad, llegando al 10% en los adultos menores de 40 años y al 50 a 70% en los de 80 años o más; el 80% de los pacientes que sufren diverticulitis tienen 50 años o más.

En más del 90% de los pacientes, la enfermedad afecta al colon sigmoides y descendente (el sitio donde más comúnmente se hallan los divertículos).

El término “diverticulitis” indica la inflamación de un divertículo, la cual suele ir acompañada por una perforación macro o microscópica.

Mientras que la causa de la enfermedad diverticular del colon no ha sido establecida en forma concluyente, los estudios epidemiológicos han demostrado su asociación con la dieta escasa en fibras y un contenido elevado de hidratos de carbono. La escasa ingesta de fibras hace que el volumen de las heces sea menor y retengan menos agua, pudiendo alterar la velocidad del tránsito gastrointestinal; esos factores pueden aumentar la presión intracolónica y alterar el contenido colónico. Otros factores que se han asociado con un riesgo mayor de enfermedad diverticular son la inactividad física, la constipación, la obesidad, el cigarrillo y el tratamiento con antiinflamatorios no esteroides.

La diverticulosis colonica generalmente no da síntomas específicos, en cambio la diverticulitis colónica aguda varía con la extensión de la enfermedad. En los casos clásicos, los pacientes relatan constipación importante y dolor abdominal, localizado en la fosa ilíaca izquierda de moderada intensidad. Tienen sensación de plenitud perirrectal o “efecto de masa.” Es común la fiebre de pocos grados, como así la leucocitosis.

Los pacientes con perforación libre tienen irritación peritoneal, incluyendo dolor abdominal intenso, de comienzo súbito, con irradiación a todo el abdomen, con defensa y rigidez involuntaria. La peritonitis es una indicación de exploración quirúrgica de emergencia.

La tomografía computarizada (TC) es el método recomendado para el examen radiológico inicial. Posee una sensibilidad diagnóstica elevada (93 a 97%) y una especificidad que se aproxima al 100%, lo cual permite establecer la extensión de la enfermedad.

La colonoscopia y radiografía de bario contrastada deben realizase en pacientes asintomáticos para su control y evolución, mientras que debe evitarse cuando se sospecha diverticulitis aguda, por el riesgo de perforación o de otra exacerbación de la enfermedad.

Tratamiento de la Enfermedad Diverticular de Colon

En pacientes con Divertículos del Colon que no han sufrido episodios de diverticulitis aguda se recomienda seguir una dieta rica en fibras y en fases de dolor puede administrarse algún espasmolítico.

La probabilidad de presentar un nuevo episodio de diverticulitis aguda si ya se ha padecido uno previo es del 30%. Esta probabilidad sobrepasa el 50% después del segundo episodio, por eso aconseja cirugía en casos de recurrencia (a partir del segundo brote). La intervención quirúrgica en estos pacientes consiste en la resección del segmento de colon afectado por la complicación de la enfermedad, es decir el colon estenosado (estrechamiento de la luz), que coincide habitualmente con la zona de mayor concentración de los divertículos.

Otras causas de necesidad de intervención quirúrgica en pacientes con enfermedad diverticular del colon, es la hemorragia incontrolable de los divertículos.

En centros especializados la intervención quirúrgica se aconseja a realizarse por videolaparoscopía y no por vía abierta. Los pacientes tratados mediante laparoscopia tienen menos días de internación, menos dolor en el período postoperatorio inmediato y menor riesgo general de complicaciones.