banner-cirugia-obesidad

FISURA ANAL

Diagnóstico de la Fisura Anal

La Fisura Anal una grieta o desgarro pequeño en la mucosa anal que puede provocar evacuaciones dolorosas y sangrado. Es posible que se presenten rastros de sangre en el exterior de las heces o en el papel higiénico después de la evacuación.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Las fisuras anales son extremadamente comunes en los niños pequeños y los estudios sugieren que un 80% de ellos ha sufrido de una fisura anal durante el primer año de edad. Dichas fisuras usualmente cicatrizan de manera espontánea y no requieren tratamiento médico específico aparte de una buena higiene en los pañales. Sin embargo, algunas fisuras sí pueden requerir tratamiento.

La aparición de estas lesiones disminuye rápidamente con la edad y son mucho menos comunes en la edad escolar. En los adultos, pueden ser causadas por estreñimiento particularmente con el paso de heces grandes y duras o por una diarrea prolongada.

En los pacientes de edad avanzada, las fisuras anales también pueden ser causadas por la disminución del flujo sanguíneo a esa área. Las fisuras anales también son más comunes en las mujeres después del parto y en personas con la con enfermedades inflamatorias del colon.

Síntomas de la Fisura Anal

  • Dolor al evacuar
  • Sangre en la superficie de las heces (pero no mezclada con las   heces)
  • Sangre en el papel higiénico o en las toallas
  • Fisura visible, con frecuencia en la línea media, cuando el ano se estira levemente
  • Estreñimiento; a menudo con evacuaciones dolorosas.

Signos y exámenes

  • Inspección del recto
  • Exámen físico de la mucosa rectal

Tratamiento de la Fisura Anal

  • Reblandecedores de heces
  • Limpieza más suave
  • Vaselina
  • Baños de asiento
  • Ungüento anestésico si el dolor interfiere con la evacuación normal
  • Ajustes dietéticos (agregar sustancias voluminosas: absorben agua mientras se encuentran en el tracto intestinal)
  • Relajantes musculares tópicos

Estas medidas producirán cicatrización en más del 90% de las fisuras anales.
Para las fisuras que no sanan con los tratamientos anteriores, se puede utilizar la inyección de la toxina botulínica (BoTox) en el esfínter anal con el fin de paralizar temporalmente el músculo de dicho esfínter y promover la cicatrización.

La otra opción para las fisuras que no cicatrizan es un procedimiento quirúrgico menor para relajar el esfínter.

Expectativas (pronóstico)

Por lo general, hay una curación rápida sin problemas residuales. Sin embargo, es más probable que las personas que desarrollan fisuras las vuelvan a presentar en el futuro.

Complicaciones

En ocasiones, la fisura se vuelve crónica y no sana, en cuyo caso es necesario recurrir a un procedimiento quirúrgico menor para relajar el esfínter.

Prevención

Para prevenir fisuras a cualquier edad se recomienda:

  • Mantener el área anal seca
  • Limpiarse con materiales suaves, un pedazo de tela humedecido o una almohadilla de algodón
  • Evitar la irritación del recto
  • Corregir oportunamente los problemas de estreñimiento o diarrea.

Cirugía de la Fisura anal

La mayoría de las fisuras anales se puede tratar con éxito utilizando medidas tradicionales, como reblandecedores fecales y baños de agua tibia. El objetivo es permitir que el esfínter anal se relaje y, de esta manera, dejar que cicatrice la fisura. Si estos métodos no resultan efectivos, es necesario realizar una cirugía denominada esfinterotomía interna. Este procedimiento consiste en cortar parcialmente el esfínter anal, permitiendo que se relaje y, por lo tanto, facilitando la cicatrización de la fisura.

La esfinterotomía, realizada apropiadamente, es muy efectiva en la curación de las fisuras anales. La resolución del dolor es prácticamente espontánea tras la cirugía. Únicamente presentan una ligera molestia por la cicatrización de la herida.

El alta hospitalaria es a las 24 horas de su ingreso. El tratamiento domiciliario tras la intervención consistirá en analgésicos, dieta laxante y en algunos casos, reblandecedores de las heces. Además deberán realizarse baños de asiento con agua templada.