banner-cirugia-obesidad

HEMORROIDES

Diagnóstico de las Hemorroides

¿Qué son las Hemorroides?

Las Hemorroides son dilataciones dolorosas de las venas en la porción baja del recto o del ano.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Las Hemorroides son muy comunes especialmente durante el embarazo y después del parto y son causadas por la presión elevada en las venas del ano. La presión provoca el abultamiento y la expansión de las venas que a su vez se vuelven dolorosas, especialmente cuando el paciente está sentado. Se comportan como varices.

La causa más común es el esfuerzo en la defecación. Pero el estreñimiento, la permanencia sentado por largos períodos de tiempo y la infección anal son factores que también contribuyen al desarrollo de este problema. En algunos casos, pueden ser una manifestación de otras enfermedades como la cirrosis hepática.

Las hemorroides internas se presentan cerca de la entrada del conducto anal y las externas se encuentran en el orificio anal y pueden protruir (salir) fuera del ano.

Síntomas de las Hemorroides

Los síntomas de Hemorroides incluyen:

  • Picor y escozor anal
  • Dolor anal especialmente mientras se está sentado
  • Sangre roja brillante en el papel higiénico, en las heces o en la taza del inodoro
  • Dolor durante la defecación
  • Una o más protuberancias duras y sensibles cerca del ano

Signos y exámenes

El examen rectal puede ser suficiente para diagnosticar las Hemorroides. De ser necesario, se pueden realizar los siguientes exámenes:

  • Colonoscopia (Sigmoidoscopia)
  • Proctoscopia

Tratamiento de las Hemorroides

Las cremas corticosteroides de venta libre pueden ayudar a disminuir el dolor y la hinchazón. Las cremas para hemorroides que contienen lidocaina (que también se venden sin receta) alivian el dolor. Otras medidas que se pueden tomar para evitar la picazón anal son:

  • Utilizar ropa interior de algodón
  • Evitar el papel higiénico con perfumes o colorantes
  • Evitar rascar las hemorroides

Los baños de asiento de agua tibia pueden brindar alivio a los síntomas (durante 10 a 15 minutos). Asimismo, se pueden utilizar reblandecedores de heces para reducir el esfuerzo y el estreñimiento. (Plantaben, Duphalac)
Para los casos que no responden al tratamiento domiciliario, el médico puede recomendar :

1. Ligadura con Hal-Doppler o con banda de caucho

2. Hemorroidectomía quirúrgica
Estas almohadillas vasculares pueden hincharse o inflamarse frecuentemente a causa de un aumento en la presión intra- abdominal como, por ejemplo, cuando se hace esfuerzo a causa de estreñimiento o durante el embarazo. Esta inflamación ocasiona dolor, sangrado y prurito (picazón). La extirpación de las hemorroides se recomienda cuando los tratamientos no quirúrgicos (dieta rica en fibra, laxantes, reblandecedores de materia fecal, supositorios, medicamentos o baños tibios) no proporcionan el alivio adecuado de:

  • Prurito, (picor), persistente
  • Sangrado anal
  • Dolor
  • Coagulación sanguínea (trombosis de las hemorroides)

Las Hemorroides se pueden extirpar quirúrgicamente con el paciente sedado y sin dolor (bajo anestesia local o raquídea) o profundamente dormido y sin dolor (bajo anestesia general). Se extirpa la vena agrandada (hemorroide) y luego se inserta un paquete de gasa para evitar el sangrado.

Convalecencia y Expectativas

Convalecencia

Más del 90% de las cirugías de Hemorroides son exitosas. Es posible que el paciente experimente algo de dolor después de la cirugía a medida que el ano se contrae y se relaja, para lo cual se pueden indicar medicamentos analgésicos. Los reblandecedores de heces se usan para prevenir cualquier esfuerzo durante las evacuaciones y al orinar. Los baños de asiento con agua tibia igualmente pueden brindar alivio adicional.

El alta se da en las primeras 24 horas y el paciente puede marchar a su domicilio con una serie de recomendaciones por parte del equipo médico. (Analgesia, baños de asiento, reblandecedores de las heces).

Expectativas (pronóstico)

Por lo general, el resultado es muy bueno en la mayoría de los casos. Para prevenir la recurrencia, se deben tomar medidas preventivas tales como mantener una dieta rica en fibra, ingerir bastante líquido y evitar el estreñimiento.