banner-cirugia-obesidad

LAPAROSCOPIA EXPLORADORA

Enfermedad

Existe un gran número de enfermedades tanto digestivas como ginecológicas, uro-lógicas, infecciosas, etc. que cursan y debutan con DOLOR ABDOMINAL. No siempre el dolor abdominal traduce una enfermedad grave digestiva que requiera una operación.

Es una enfermedad que, habitualmente, requiere un tratamiento quirúrgico de urgencias. Es más frecuente en pacientes del sexo femenino, obesos y mayores de 50 años. Generalmente, la Colecistitis Aguda se produce generalmente en pacientes que tienen litiasis biliares (piedras en la vesícula). Los pacientes diabéticos y aquellos graves ingresados en unidades de cuidados intensivos por cualquier motivo tienen un mayor riesgo de padecer Colecistitis Aguda alitiásica (sin piedras) por alteraciones en el riego sanguíneo de la vesícula biliar.

La principal manifestación clínica es el dolor abdominal agudo, de localización en el cuadrante superior derecho del abdomen, que puede irradiarse hacia la espalda y base de la escápula del mismo lado. El comienzo puede ser gradual aunque puede instalarse bruscamente, suele ser de tipo cólico aunque no cesa entre episodios, va ganando en intensidad hasta hacerse continuo. Seguidamente aparecen náuseas y vómitos. Se acompaña habitualmente de fiebre y leucocitosis.

La ultrasonografía abdominal (ecografía) es la técnica diagnóstica de elección para la patología. Es un método seguro, rápido y exacto, con una sensibilidad que oscila entre el 90 y el 95%, y una especificidad entre el 70 y el 90%. Si no se efectúa un tratamiento efectivo ya sea médico o quirúrgico la enfermedad evoluciona a sus complicaciones.

Dentro de las complicaciones nos referiremos a las más frecuentes:
Empiema vesicular, gangrena vesicular con perforación vesicular y absceso subfrenico.